¿Qué es Blockchain? Todo sobre la tecnología de Blockchain. BTC Direct

Blockchain es la última tecnología que podría cambiar el mundo entero. Es una nueva forma de confiar en los demás, una mejor manera de captar datos y un intento de hacer el mundo más transparente.

Empresas, bancos, escuelas, la comunidad médica y los gobiernos están esperando ansiosamente para ver qué puede ofrecer blockchain. Todas las organizaciones pueden beneficiarse de unos datos más transparentes e inmutables. Con blockchain se puede luchar contra la corrupción y el fraude y seguir los flujos de efectivo ilegales.

Pero lo más importante es que cualquiera puede ver el blockchain y verificar a los demás. Un mundo con blockchain es transparente y se basa en la confianza mutua.

En este artículo se explica qué es el blockchain, cómo funciona y se exponen ejemplos prácticos.

¿Qué es blockchain?

Si se disecciona literalmente el blockchain, se obtiene una cadena de bloques. Esta es la mejor manera de ver el blockchain. Cada bloque contiene mucha información y todos estos bloques diferentes están unidos por una cadena.

Los bloques no pueden cambiar de lugar y, por tanto, siempre tienen la misma posición dentro de la cadena. Esto significa que la información de los bloques antiguos se almacena y graba para siempre. Como el orden de los bloques es fijo para siempre, es imposible falsificar datos antiguos.

Pero hay otra razón. Un blockchain no existe en un solo servidor, porque está descentralizado. Esto significa que todos los que conectan su ordenador a un blockchain descargan una copia del mismo.

¿Cómo funciona blockchain?

En las redes más activas, se pueden encontrar miles de ordenadores conectados y todos ellos tienen la última versión del blockchain en sus ordenadores. Supongamos que alguien quiere cambiar los datos de uno de los bloques más antiguos para hacer trampas, entonces el blockchain tendría que ser cambiado en el 51 por ciento de todos los ordenadores. Y eso es un asunto costoso.

Los primeros blockchains se utilizaron principalmente para registrar transacciones financieras. Por lo tanto, un blockchain se explica a menudo como un libro de contabilidad digital, un registro para llevar la cuenta de las transacciones y los balances. Normalmente, una de las partes lleva el control de este libro de contabilidad, que es vulnerable al fraude. Pensemos, por ejemplo, en un banco que gestiona todas sus cuentas afiliadas. Los empleados del banco saben exactamente cómo encontrar los puntos débiles para, por ejemplo, ocultar un flujo de dinero dentro de este sistema. Nadie tiene realmente ningún incentivo para vigilar esto activamente.

Es diferente con un blockchain, porque miles de miners mantienen colectivamente los registros y son recompensados por su buen comportamiento. Pero, ¿qué es un buen comportamiento? Esto lo determina al menos el 51% de los participantes en la red. Supongamos que una persona de la red quiere cometer un fraude. Será descubierta inmediatamente y su recompensa se perderá.

Inmediatamente le pillan porque cada cambio en el blockchain se comparte con la red y se monitoriza. Esto funciona como el juego del teléfono del instituto. Se envía una nueva versión del blockchain a dos ordenadores cercanos, éstos la transmiten de nuevo a los dos siguientes y, antes de que te des cuenta, todos han aprobado la transacción.

Esto se llama de pares (peer-to-peer). Todos comprueban que el blockchain funciona correctamente y todos son asimismo corresponsables. No hay nadie que lo controle y que recoja y envíe primero toda la información, sino que la información se envía directamente entre ordenadores equivalentes.

Todos los ordenadores conectados almacenan una copia del blockchain. Estos ordenadores suelen estar repartidos por todo el mundo, por lo que si hay un corte de luz o de Internet en una zona amplia, no se pierde nada. El mundo sigue funcionando y no se pierde ningún dato. Una vez que los ordenadores de las zonas afectadas vuelven a funcionar, descargan la última copia del blockchain.

Blockchain en acción

Hay varias industrias que ya están utilizando blockchain, experimentando con ella o tienen planes en marcha.

Empezaremos por el sector financiero. Muchos bancos centrales, como el BCE en Europa, la FED en Estados Unidos y el Banco Popular de China en China, quieren lanzar su propia moneda digital. Estas monedas se denominan CBDC. Para ello, quieren combinar la naturaleza descentralizada de un blockchain con el poder de dirección centralizado de una gran autoridad como un banco central.

La idea es abrir una cuenta, directamente en el banco central y no en un banco comercial. A través del blockchain, se hace un seguimiento de todas las transacciones y saldos.

Esto es similar al funcionamiento del blockchain de bitcoins. Bitcoin lleva más de una década demostrando que realizar transacciones financieras a través de un blockchain funciona.

Blockchain también se utiliza ya en el sector de la logística, pero en lugar de realizarse transacciones financieras, son datos logísticos los que se capturan. En algunos países, es difícil averiguar si un producto es real o una falsificación. Hay empresas que han plasmado toda la cadena logística en el blockchain.

Utilicemos como ejemplo una botella de vino cara. El agricultor debe registrar sus uvas en el blockchain. El transportista informa en el blockchain de que las uvas han sido recogidas y entregadas a un fabricante de vino. Y así hasta que la botella esté en el estante. Cada paso se puede ver de forma transparente. Este tipo de iniciativa genera confianza en el consumidor.

Pero hay otra ventaja. Se necesitan menos papeleo y menos oficinas administrativas. Todo, desde los productos semielaborados hasta el producto final, queda registrado en el blockchain. Y si al final resulta que hay una botella de vino agria en una partida, es sencillo averiguar qué parte del proceso salió mal y qué botellas de vino forman también parte de esa partida.

Aunque son pocas las organizaciones que utilizan la tecnología blockchain para aplicaciones sanitarias, el potencial es evidente. Blockchain puede reducir o incluso eliminar los principales retos de la gestión de los datos sanitarios. Pensemos en los registros de los pacientes, los consentimientos de los pacientes, la propiedad de los datos, la gestión de la información y el cotejo de las incoherencias de múltiples fuentes.

En este caso, se utiliza un blockchain privado. El control sobre el expediente personal de un paciente está totalmente en sus manos. Él o ella decide quién puede acceder al archivo y quién puede introducir cambios. Otra ventaja es que el historial del expediente está siempre a disposición del paciente.

Así que, ahora ya sabes qué es el blockchain. ¿Quieres saber más sobre la historia de blockchain?

1 BTC = 57.399,29 €
BCH = 551,82 €
ETH = 3.498,87 €
LTC = 174,91 €
XRP = 0,981200 €
Comprar Bitcoin