¿Qué son los smart contracts?

Comparte esta página

Un contrato inteligente es un protocolo digital que garantiza que un contrato se ejecute automáticamente cuando se cumplan las condiciones acordadas. Los contratos inteligentes hacen posible procesar transacciones, sin que necesitar que un tercero verifique o haga cumplir el acuerdo. Los acuerdos son rastreables e irreversibles.

El objetivo de los contratos inteligentes es ofrecer una mejor seguridad digital en comparación con los contratos tradicionales. Además, puede ahorrar costos, ya que en teoría no necesita un escribano. Varias criptomonedas utilizan contratos inteligentes como base de su concepto, y puede programar contratos inteligentes en la mayoría de las cadenas de bloques.

¿Qué puede hacer un contrato inteligente?

Estos últimos años, algunas nuevas tecnologías han llamado mucho la atención de los medios. Por ejemplo, la cadena de bloques, la inteligencia artificial, las Nubes, y por último, pero no menos importante: los contratos inteligentes.

Probablemente sea porque los contratos inteligentes tienen mucho potencial. ¿Qué podría ser más seguro que los acuerdos codificados que se registran en la cadena de bloques? Y si esto significa que podría ahorrar dinero debido a que los caros escribanos ya no son necesarios, es aún mejor.

El potencial de los contratos inteligentes:

  • Contratos confidenciales que se ejecutan de forma automática e imparcial.
  • Se necesitan menos intermediarios para elaborar contratos, ejecutar contratos y mantener contratos.
  • Los abogados se tornan superfluos

En este artículo explicaremos qué son los contratos inteligentes y cómo surgieron.

¿Qué es un contrato inteligente?

Un contrato regular es un acuerdo entre dos o más partes. Por ejemplo: usted podría celebrar un contrato de alquiler con un propietario. En el acuerdo se indicará que usted debe cierta cantidad de dinero al propietario por vivir en un apartamento.

En un contrato inteligente, todos los términos y condiciones de un acuerdo están programados. Ya no hay necesidad de confianza mutua. El contrato solo se ejecutará si lo ingresado es correcto.

¿Qué sucedería si su contrato de alquiler fuese un contrato inteligente? Digamos que, de acuerdo con el contrato inteligente, debe que pagar 500 euros al mes para vivir en el apartamento que está alquilando. Si no paga, el contrato inteligente envía automáticamente un mensaje al cobrador de deudas o, en algunos casos, incluso a la puerta de entrada real del apartamento. Si no se ha recibido el pago, la puerta principal está ahora bloqueada, ya que no se han cumplido los términos de los contratos inteligentes.

Una de las características más importantes de un contrato inteligente es que no tiene que depender de un tercero para ejecutar ciertas condiciones. El propietario no tiene que revisar su cuenta bancaria todos los meses para ver si recibió el dinero o pedirle a su inquilino que pague su renta. Las consecuencias de no pagar han sido acordadas por ambas partes y son constantes.

En un futuro ideal, ya no se requerirán abogados ni procesos legales por incumplimientos de contratos. El contrato inteligente es imparcial y también garantiza que se tomen medidas cuando no se cumplen las condiciones del contrato.

Al mismo tiempo, esa es también la mayor crítica a los contratos inteligentes. Un contrato inteligente no deja espacio para excepciones o matices. No tiene humanidad ni compasión.

De repente, en lugar de hablar con un inquilino o llegar a un acuerdo de pago, las personas que podrían haber estado pagando sus facturas a tiempo durante años podrían, de repente, quedar fuera de su hogar.

No es así como funciona en el mundo real. Un contrato inteligente perfecto consideraría el contexto y tomaría en cuenta las distintas circunstancias.

La historia de los contratos inteligentes

Ethereum a menudo es asociado a los contratos inteligentes, pero los contratos inteligentes existían mucho antes que Ethereum. En 1996, doce años antes de que se inventara Bitcoin, el criptógrafo Nick Szabo describió el concepto de esta manera:

“Un contrato inteligente es un conjunto de promesas, especificado en forma digital, que incluye los protocolos dentro de los cuales las partes cumplen estas promesas”.

Los contratos inteligentes han sido posibles en la red de Bitcoin desde el comienzo en 2009. Esto es posible gracias a Script, una herramienta para redactar contratos.

La diferencia entre las posibilidades de contrato inteligente en la red Bitcoin y la red Ethereum es que Ethereum es completamente Turing. Turing se refiere al matemático Alan Turing, quien inventó la máquina de Turing como una medida general de computabilidad.

Esto significa que, en teoría, cada cálculo programable o procesamiento de datos puede ser registrado en la cadena de bloques de Ethereum.

¿Qué puede hacer con los contratos inteligentes?

Si todas las partes que han aceptado un contrato inteligente cumplen con sus obligaciones, el contrato inteligente sabrá qué acción debe realizarse. Por ejemplo, puede enviar dinero a un vendedor una vez que el comprador haya confirmado la entrega de un paquete. También puede programar el contrato inteligente de manera tal que el dinero se envíe automáticamente, mediante el seguimiento del envío a través del número de seguimiento.

¿Continúa buscando más seguridad y tranquilidad? Incluso se podría pensar en un tipo de pago por adelantado para ambas partes. Esto se mantiene como un depósito para garantizar que el acuerdo cumpla con las reglas, de lo contrario, la parte que incumple perderá su depósito.

Actualmente, la mayoría de los ejemplos de contratos inteligentes se relacionan con los servicios financieros, pero con un poco de imaginación podría tener muchos más usos. Por ejemplo, acciones, crowdfunding, votaciones, apuestas, o subastas.

También podría fallar

En la cadena de bloques de Ethereum, se creó una fundación para demostrar de qué era capaz la plataforma. Esto fue llamado el DAO (por sus siglas en inglés), que significa Organización Autónoma Descentralizada. Los inversores pueden depositar dinero en la DAO y obtener un rendimiento basado en las inversiones realizadas por la DAO. Las decisiones en sí serían de apoyo colectivo y descentralizadas. Todos podían participar.

La DAO recaudó 150 millones de dólares en éter, cuando éter valía solo 20 dólares. Lamentablemente, las condiciones no estaban lo suficientemente programadas, lo que hizo posible que alguien extrajera mucho dinero de la plataforma.

A esta persona a menudo se le llama "hacker", pero eso no es del todo correcto. Él o ella no ingresaron al sistema, sino que simplemente encontraron lagunas en el contrato y se beneficiaron de ellos. No es muy diferente de un contador o abogado inteligente que encuentra un vacío legal para su cliente.

La Fundación Ethereum decidió que el código del contrato inteligente ya no era válido, y se invirtió el dinero enviado a la DAO. En otras palabras, los escritores del contrato inteligente y los inversores cometieron un error, y los desarrolladores de Ethereum decidieron salvarlos.

Esto produjo una grieta en la comunidad de Ethereum y, a tal como funciona en el mundo de las criptomonedas, una grieta en última instancia causa una bifurcación dura. Nació Ethereum Classic. Incluso se podría decir que Ethereum Classic es la cadena de bloques original de Ethereum, y que Ethereum en realidad proviene de Ethereum Classic. Los seguidores de Ethereum Classic se basan en el principio de que un contrato inteligente es irreversible. Esa es la razón por la que viven con el mantra 'El código es ley'.

Conclusión

Ahora sabe lo que es un contrato inteligente. Esperamos que quede claro que el poder de un contrato inteligente depende del autor del contrato y de cómo se codifican las excepciones. Tanto Bitcoin como Ethereum aún tienen un largo camino por recorrer antes de poder alcanzar su máximo potencial.

Comparte esta página